500

palabras.pe

cerrar sesion




<h3>ANÁLISIS POLÍTICO</h3>

UN FANTASMA RECORRE EL PERÚ: ANTAURO

Por: Luis Alvizuri (Filósofo, Psicólogo)

La situación es muy parecida a la que se vivía antes del atentado en Tarata: una Lima indiferente y ajena a lo que ocurre en el Perú profundo, el real, pensando que “nada de lo que sucede fuera de Miraflores es para tomar en cuenta”. Pues bien, el atentado fue en Miraflores, y recién ahí las clases medias y altas del Perú se dieron cuenta que existía el terrorismo. Es ese desinterés por el país de quienes dicen ser “sus dueños” lo que hace que las cosas cada cierto tiempo estallen de la peor manera. La clase dirigente peruana siempre ha pensado que “todo se resuelve con el ejército”, y es este el que tiene que morir y ser después ser acusado de asesino simplemente para que los niños de sociedad pueden ir tranquilos a degustar de la comida gourmet en los restaurantes de categoría que pululan hoy por las zonas más acomodadas de la capital. Belaunde pensó lo mismo cuando se enteró de las primeras incursiones de Sendero: “son abigeos” dijo, y con esa “tranquilidad” continuó con su pésimo gobierno. Ahora los medios de comunicación, solo preocupados por quitarle a Castillo el manejo de la corrupción que piensan que es “solo para ellos” y para nadie más, dicen que “Antauro es un loco a quien nadie le va a hacer caso”. Ojalá que estos medios parametrados y comprados tengan por esta vez la verdad, porque si no la tienen y empiezan a decir que “Antauro es un abigeo”, mientras que este reúne a miles de “indios y serranos” por todo el país, la cosa se va a poner realmente difícil, pero no para ellos, sino principalmente para los habitantes de Lima. ¿Por qué para Lima? Porque la oratoria incendiaria de Antauro maneja con precisión los conceptos clave para iniciar una revuelta o revolución, como se la quiera llamar. Pone en la mira a “la culpable” de todos los males que es “Lima”, y más concretamente “Miraflores”. ¿Por qué usa estas palabras? Porque más que palabras con conceptos que aglutinan una serie de imaginarios y percepciones que se han ido acumulando a lo largo de los siglos en el Perú. “Lima” siempre ha sido, para todos los provincianos, “el Perú”, porque el país nunca ha dejado de ser centralista, donde todas las decisiones importantes solo se toman en Lima y las obras de construcción que se hacen siempre se realizan de acuerdo a los intereses y ganancias de los limeños. Los cientos de puentes que se caen a diario son hechos por compañías designadas desde Lima y con ganancias que solo benefician a los corruptos que las hacen. Con la palabra “Miraflores” Antauro sabe perfectamente qué es lo que este distrito significa para el resto del país: el lugar donde se concentra los más selecto, lo más extranjero, lo más blanco y ajeno al Perú; la prosperidad, pero solo para las elites pudientes para que vivan de acuerdo a parámetros occidentales y anti andinos. Es decir, la mirada que tienen los millones de peruanos sobre este lugar no es de algo que es “nuestro” sino “de ellos, de los patrones, de los que mandan”, de modo que dicho nombre significa en su mente “discriminación, dominio, conquista, sumisión, humillación” así como “deseo, aspiración, meta, objetivo” que solo se puede alcanzar mediante una serie de mecanismos como el dinero y el “éxito” dentro del mundo “de los blancos”. Mudarse de Carabayllo a Miraflores es cerrar el círculo del triunfo para un provinciano excluido desde siempre por el Estado. Y aquí llegamos al fondo del asunto: la aceptación que tiene Antauro (y no solo él sino los muchos que utilizan este mismo método) no se basa en “mentiras ni inventos” sino en realidades concretas que se deben a la continua y pertinaz ausencia del Estado fuera de las grandes ciudades (e incluso dentro de ellas, pues a dos kilómetros del exclusivo restaurante Rafael se hacen cientos de ollas comunes con las sobras de los mercados). Esta ausencia del Estado (que al Perú le ha costado la pérdida de miles de kilómetros con los países vecinos a lo largo de su historia) se debe principalmente a la visión que se tiene en Lima de lo que es el Perú: un territorio por explotar, para extraer recursos naturales y venderlos al extranjero. Es decir, en Lima no se lee al Perú como “país” sino como “cantera”, como “mina”, como “tierra para hacer negocios”, no como el lugar donde viven millones de peruanos. Eso explica por qué constantemente se dan confrontaciones mortales con los centros mineros debido a que la población “quiere vivir” en su tierra, alimentarse sanamente y tomar buena agua no contaminada, mientras que en Lima se insiste en que “esos sitios valen más como producción de minerales para las compañías internacionales que como espacios para la vida”. Por ahí parte todo, por la terca insistencia en seguir pensando que el Perú es la Colonia española que alguna vez fue y cuya única misión era precisamente eso: explotar el suelo y a sus habitantes como “mano de obra barata”. Esta noción de país no ha cambiado en lo absoluto en la mentalidad de quienes manejan el Perú desde hace más de 200 años. De esta mirada minera-agroexportadora, de esta creencia que “el Perú no es un sitio para vivir sino solo para extraer materia prima”, es la que se alimentan y se sostienen todos los discursos apocalípticos que ha habido y que hay ahora en el Perú. Pero no es solo la preferencia del Estado a tener esta mirada exportadora-explotadora por sobre la vivencial sino, además, la indolencia a otorgarle a “los otros peruanos” las mismas bondades y privilegios que solo les da a los capitalinos, razón por la cual la única opción que les deja a los abandonados provincianos y rurales es trasladarse a las grandes ciudades para sobrevivir como puedan y así por lo menos tener un poco de agua limpia una vez al día. Mientras estas condiciones políticas y económicas se mantengan en el Perú los conatos de sublevación o de guerrilla persistirán, tal como lo fue durante la Colonia y siguió siéndolo durante toda la República. Lo grave es que en el Perú nunca ha faltado el dinero; más aún, ha sobrado y en exceso (Lava Jato es la mayor prueba), pero la tendencia delictiva de la clase dirigente y la incapacidad de los funcionarios públicos (jamás preparados y capacitados para tal fin, pero amparados por las decisiones democráticas) ha hecho que ello no sirviera de nada, incrementándose aún más la corrupción. Ciertamente que hay que peruanizar el Perú, pero esto no se podrá hacer mientras la idea que tengamos de él no cambie, mientras no pensemos en más allá, en el futuro, en cuál es el camino a seguir y que no puede ser el mismo que el que estamos recorriendo, corregido y aumentado. Continuar siendo un país primario-exportador sabiendo que eso nos lleva a más de lo mismo es simplemente un suicidio y darles balas de cañón a todos los levantiscos e iluminados que piensan que solo ellos serán “los salvadores de la patria”. Dios quiera que los peruanos reaccionemos y acudamos, no a apagar el fuego, sino más bien a eliminar lo que lo prende. Y esa reacción no puede ser solamente echarles la culpa a determinados grupos políticos o pensamientos puesto que no son estos los que crean el ambiente idóneo para que crezcan y se difundan sus propuestas. Acabar con Antauro o con Cerrón o Castillo no resuelve absolutamente nada puesto que mañana aparecerán otros más radicales y con los mismos argumentos ya que el abandono del Perú y su mal manejo continúan como siempre. Los actuales políticos que quieren dar un golpe de Estado y tomar el poder (y no es necesario citarlos pues son por todos conocidos) no ofrecen en lo absoluto ninguna esperanza de que algo se revierta con ellos. Todos son la misma escoria que siempre hemos tenido y actúan con el mismo objetivo: robarle el dinero al Estado para su beneficio. La única posibilidad de que nos libremos de este karma es poniendo todos nuestros esfuerzos en formar a los jóvenes a través de nuevos partidos políticos que tengan como pilares en su constitución propiciar la inteligencia y la decencia. No esperemos a un “salvador de la patria”, militar o civil, porque eso no transforma a una nación: eso solo lo hacen los verdaderos líderes de los cuales, hay que admitirlo, hoy en día carecemos.

<< Mudarse de Carabayllo a Miraflores es cerrar el círculo del triunfo para un provinciano excluido desde siempre por el Estado...>>

2022-10-15 23:44:59
388

Visitas: 388

ANÁLISIS POLÍTICO



LA DICTADURA DEL MERCADO Y LA AGENDA 2030


...no es casual que hayan surgido las “neurociencias”, porque precisamente la comprensión del “pensamiento del consumidor” es fundamental para establecer el circuito cerrado de la demanda y la oferta.

Leer más de este artículo-->

LA IMPORTANCIA DE LA IDEOLOGÍA


Lo cierto es que todos necesitamos de alguna ideología para vivir, alguna noción maestra o principal que es la que nos aclara el sentido de la vida y le da una justificación a nuestros actos.

Leer más de este artículo-->

LA AGENDA 2030 AVANZA INEXORABLEMENTE


Si tuviéramos que ponerle una descripción, un apellido a dicha Agenda, quizá lo que más se acerque a ello sería “la evolución del capitalismo”

Leer más de este artículo-->

LA TECNOCRÁCIA PERUANA (1/10)


toman decisiones a puerta cerrada desde una mesa de escritorio sin ser percibidos ni por los mismo opinólogos que salen frecuentemente en los medios de comunicación

Leer más de este artículo-->

LA MARCHA: QUÉ FALLÓ


Si los conservadores no entienden esto sencillamente están completamente perdidos, pues van a desarrollar discursos al aire

Leer más de este artículo-->

UN FANTASMA RECORRE EL PERÚ: ANTAURO


Mudarse de Carabayllo a Miraflores es cerrar el círculo del triunfo para un provinciano excluido desde siempre por el Estado

Leer más de este artículo-->

POSICIÓN IDEOLÓGICA Y VICTORIA ELECTORAL


No hay una disposición intelectual de valorar la importancia de la ideología como medio de articulación social, activismo político y soporte electoral.

Leer más de este artículo-->

TEORÍA PURA DE LA IDEOLOGÍA


Así como a su vez, estas ideologías influenciaron en la forma en como se hizo ciencia, así por un tiempo se habló de ciencia occidental, ciencia nazi y ciencia soviética.

Leer más de este artículo-->

¿QUÉ ES UNA IDEOLOGÍA?


las ideologías políticas están vivas y presentes hoy más que nunca

Leer más de este artículo-->

LA CONSTITUCIÓN "PROGRE" NEGADA EN CHILE


Es así como esta mayoría de influencia progre aprobaba a su gusto las propuestas previamente elaboradas con una concepción expresamente anti chilena y anti republicana

Leer más de este artículo-->

¿QUÉ ES LA DERECHA PROGRESISTA O IZQUIERDA SOCIALISTA?


La actual izquierda, esa que se dice serlo, ya no es la antigua de corte marxista comunista.

Leer más de este artículo-->

LAS MALAS DECISIONES DE VLADIMIR CERRÓN


Un líder político no puede equivocarse tanto, darle la oportunidad de postular a quienes no representan los lineamientos genuinos de un partido político

Leer más de este artículo-->

LA LUCHA POR EL PODER EN EL PERÚ


Mientras tanto, el grupo La República representa a las miles de ONG, financiadas por los estados capitalistas desarrollados, principalmente EEUU, quienes respaldan a la derecha progresista que en el P

Leer más de este artículo-->

NUEVOS DILEMAS EN LAS DEMOCRACIAS LATINOAMÉRICANAS


De allí que el principal carácter de este tipo de golpe de Estado no es la violencia, sino su ilegalidad

Leer más de este artículo-->

LA OPOSICIÓN QUE FORTALECE A CASTILLO


Si la próxima dirigencia del Congreso, tiene una directiva como esta, pedro Castillo, gobernando bien o mal, tiene asegurado un año más de permanencia

Leer más de este artículo-->

PARTIDOS POLÍTICOS INORGÁNICOS


Uno antes de ser político es primero militante; sin embargo, hoy, todos quieren ser políticos sin ser militantes

Leer más de este artículo-->
500PALABRRAS.PE - información sintetitada y analizada a nivel local, nacional e internacional